¿Por qué hacemos trading? ¿Te has hecho esa pregunta una vez? Supongo que parte de los que me leen y siguen no se dedican a esto, pero una vez lo consigues te acabas acostumbrando a esto. A ganar, a perder.

A mantener esos altibajos. Hay días buenos, días malos, días en los que te ves con ganas de comerte todo y días en los que te ves con ganas de no hacer nada y aún así seguir y seguir.

Esto tiene sus riesgos, somos personas, sentimos, queremos, dejamos de querer, pensamos, actuamos… Ves entradas y a veces no. Ves oportunidades y eliges tú. Si quedarte quieto o no. Nunca podemos echar la culpa del ordenador, ni del análisis, ni del que nos enseñó, ni nada por el estilo. ¿De quién es la culpa cuando pierdes entonces? Tuya.

Siempre hago referencia que hay que fijarse en dos aspectos: Perder cuando es culpa tuya y saber cuándo lo has hecho, y perder sin saber cómo y porqué.

Cuando pierdes y sabes el motivo, no tienes porque preocuparte, pero cuando pierdes y no sabes el motivo, es preocupante y debes de estar alerta y atento para evitar maximizar las pérdidas (ello requiere un alto nivel de preparación durante meses e incluso años)

Pero saben que  es lo que más nos gusta de esto… El riesgo, la adrenalina. Tantear ese peligro y saber que tienes el control de la pérdida o la ganancia, que tienes el control de lo que puedas o no puedas hacer. Que puedas permitirte arriesgar y controlarlo. El franquear la línea del día a día y evadirte operando de forma controlada, sabiendo lo que haces. Arriesgar. Controlar.

Lo bueno de esto, es que cuando aprendes a manejar ese peligro puedes dedicarte a esto (sin necesidad de hacer el loco) esto solo son figuras, estadísticas, porcentajes, cálculos y riesgos (seguido de una importante toma de decisiones y gestión emocional)

¿Pero te has preguntado qué ocurre cuando encuentras ese mercado perfecto pero sigues dentro de otra posición? ¿Dejarías una buena acción de tu cartera para arriesgarte a otra que tantea ser mejor a largo plazo? De eso se trata el trading, de la toma de decisiones. Obviamente está el daytrading… Tanteas uno o dos productos y eres experto en los mismos, y de ahí no te sales.

Me ocurre a veces. Me bloqueo. No sé qué hacer cuando me bloqueo, me quedo en blanco. Como siempre digo en mis vídeos y en los blogs, soy humano, imperfecto pero controlo mis riesgos.

Eso significa que cuando a veces quiero arriesgar más de lo debido (aún sabiendo que he de hacerlo porque es lo que me guía mi instinto) no lo hago. Me bloqueo y no me conozco ni yo. No siempre vamos a tener las mismas acciones en cartera (4 años, 8 años, o lo que sea) a veces considero que hay que ir descargando y renovando la cartera, porque nunca sabes si volverás a encontrar alguna empresa mejor, y es ese momento, en el que te piensas que puede ser el inicio de una gran compra a largo plazo.

¿Conclusión? El trading son horas de mercado, de práctica. Cuando sepas dominar esto, y sepas como actuar en cada situación, actúa conforme tus sentidos, conforme a tu instinto. Si salta el Stop no te preocupes, habrá días mejores. No dejes escapar las oportunidades si ya has analizado el riesgo. Aprovéchalas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This