Supongo que mucho estaban esperando este tipo de artículo, una breve opinión mía sobre lo que se puede lograr o no con una buena formación, cuales valen y cuáles no (aunque no esté en mi derecho de decirlo, creo que puedo dar una humilde opinión al respecto. En este breve artículo trataré de desmentir ciertos mitos sobre la bolsa, los cursos de bolsa y trading, ya sean online  presenciales, etc.

 

Lo primero, nadie, absolutamente, nadie, va a formarte gratis (por muy buena gente que sea) porque, de ser así, nuestra mente, no valorará dicho esfuerzo, ya que no lo hemos pagado nosotros. Por consiguiente, de ser así, deberemos de esforzarnos, como digo siempre, pero claro… A caballo regalado, no le mires el rabo.

 

Lo segundo, en un presencial de unos días NO vas a aprender a operar en bolsa (ni si quiera yo podría enseñarte) está claro que en presencial se avanza más rápido y se adquieren mejores conceptos sobre esto, pero, tenga por seguro que en un cursito del famosito de turno, con dos libros bajo el brazo y el cartelito del bróker al lado suyo (sí, acabas a los dos días y el Lunes ya estás operando en real) y el mes que viene ya eres autónomo, con oficina, cuatro pantallas y deportivo en el porche de tu casa en la playa (claro, es tan sencillo que yo me metí aquí por eso mismo) como dice Pablo Escobar: ‘las cosas fáciles no dan dinero’ tenga claro que el trading, NO es fácil, pero tampoco es imposible, y si se rinde, tenga por seguro que sí que es imposible ya que ni siquiera se ha dado una oportunidad a usted mismo de demostrarse que al menos, podría intentarlo.

 

Lo tercero, se debe que tener mucho capital para vivir de esto. ¿La respuesta? Depende lo que sea mucho. Para mí mucho puede ser más de 2M y para otro más de 10K. En mi caso, recomiendo empezar en trading con cuentas entre 20k y 100k. Es lo más aconsejable (la media está entre 20k y 50k) y recuerde, que las primeras operaciones no tienen porqué salir bien. Esto conlleva tiempo (en mi caso peté más de 4 cuentas, más de 25k ¿tirados?) gracias a eso aprendí a gestionarme emocional y personalmente. Tarde o temprano, acabé consiguiéndolo (y no hablo de vivir decentemente y llegar a fin de mes, hablo de más allá) estamos con productos REGULADOS, futuros. No es barato este ‘juego’ así que mejor, reconozca que su primera inversión, le guste o no, tiene que ser en formación. ¿O acaso se ha comprado un deportivo por un alto precio sin antes tener la licencia de conducción? ¿Primero tuvo que aprender no? Esto es lo mismo.

 

En cuarto lugar, tenga cuidado con la publicidad de brókers (empresas intermediarias que hacen que tengas cuenta de bolsa) una web con demasiada publicidad puede realmente ser autofinanciada con los clientes que llevan al bróker, y la formación, ser precaria. Infórmese bien antes de iniciarse en esto y trate de conocer a expertos que le ayuden a llegar a su objetivo, y recuerde, sea e l precio que sea, merecerá la pena.

 

En quinto lugar, los precios. No se fíe del más económico, ya que hay trampa detrás. Los valores para un curso decente son comprendidos entre 3k y 9k. No todos son iguales. El de 9k no tiene porqué ser el mejor, ni el de 3k no tiene porqué ser el peor, eso sí, de menos de 2k tenga cuidado, no puede ser lo que se espera.

En sexto lugar, la culpabilidad. ¿A quién le echamos esa culpa? Muchos pasan por alto la importante fase de aprendizaje y de forma temeraria, se lanzan a operar rápidamente en real. Al cabo de unos pocos meses (con suerte no semanas) han perdido parte del total capital que disponían y, en vez de reflexionar sobre ello, sobre su imprudente actitud, le echan la culpa al profesor, a los cursos, al mercado, a la manipulación, a los medios, a los economistas, al bróker, al cambio climático o a la vecina del quinto, y a todo aquel que se le cruce por delante en susodicho momento… Si usted actualmente se encuentra en dicha fase, le recomiendo viajar, descansar, tomarse unas vacaciones y recapacitar, y, como no, olvidarse de esto un tiempo (en mi caso hace años estuve dos años sin saber nada de esto) a veces es necesario realizar ese viaje interior y conocernos ‘algo más’ no piense nunca en caliente, es lo peor que puede hacer para usted, para los suyos, y para su cartera.

 

Por último, Recuerde que vivir de esto, o llegar a un objetivo (que no es fácil de llegar) es decir, intentar un objetivo complicado, recuerde que no es un paseo por el parque: es un viaje lleno de espinas, malos atajos donde se equivocará y aprenderá donde a cada paso que dé, habrán obstáculos. El camino que conduce a la riqueza está lleno de trampas y ataduras, y por este mismo motivo, la mayoría de la gente no toma, porque no quieren dolores de cabeza ni tampoco quieren responsabilidades ni complicaciones, pero sí quieren el deportivo tan bonito que hay ahí aparcado. En resumen, una vida tranquila y sin problemas. Es aquí, en este punto, donde reside una de las mayores diferencias entre una persona rica, ingenua y lista, a una que no. La gente rica, como dice T.Harv.Eker, se rodea de gente próspera, con buena energía, y tratan los problemas como fases de aprendizaje, no como problemas ¿porqué contagiarnos de mala energía con la palabra ‘problemas’? En mi caso, cuando algún inconvenite se me atraviesa, cojo aire, respiro, recapacito y medito el tiempo necesario, para luego tomar la mejor decisión a mi favor. Una decisión en caliente puede hacerle pasar una mala pasada durante mucho tiempo.

Y recuerde: lea, lea mucho, sea una esponja y aprenda de los grandes: George Soros, Warren Buffet, Donald Trump, Steve Jobs, Bill Gates, y mi preferido, Napoleon Hill.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This