¿Has tenido alguna vez esa sensación de tenerlo todo bajo control, tener todo listo mientras operas tras haber estado minutos minutos y más minutos preparando todo? Y que de repente… Todo comience a girarse poco a poco. Aquel largo que veías en las diferentes temporalidades ya no lo parece tanto, o aquel corto que creías que iba a caer no parece ya tan divertido de operar… Sino todo lo contrario.

¿Acaso pensabas que con un curso de bolsa de fin de semana podrías vivir del trading desde la playa? Muchos que comienzan se dan la ‘hostia padre’ contra la pared al ver la complejidad de esto…

Mi consejo es que estés tranquilo mientras estés en la simulación con la cuenta demo… Cuando saltes ese puente a lo real vas a ver que no todo es tan sencillo. Que aquellos ‘’fáciles’’ set-ups ya no lo son tanto, y que la duda a la hora de entrar de multiplica por 100.  Que realmente te das cuenta que el sistema no es el factor más importante, sino tu cabeza. Lo que albergues en su interior. Lo que nutras en el interior de tu psiquis será lo que te sirva en el futuro. Tus sentimientos, tus recuerdos, tus vivencias, tus emociones y todo lo que se te pueda imaginar, te pasará por la cabeza a la hora de tener delante el mercado con patrimonio real.

En simulador todos somos valientes, y conozco de primera mano ese dicho de: ‘’La ejecuté pero en real no lo hubiese hecho, era por probar’’  ¿Crees que operando de esa forma es suficiente para poder dedicarte a esto? ¿Acaso no crees que si todo el mundo hace lo mismo que tú y de tu misma forma, todos se dedicarían a esto? Con éste último párrafo quiero expresar que, no es fácil y tampoco te van a regalar las operaciones ni tampoco te van a decir: ‘’Oye, entra aquí, sal allí’’ eso no va a ocurrir jamás. Tu cuenta, patrimonio y resultados dependen única y exclusivamente de ti. Es tu deber, misión y objetivo cuidarlos y sacar un rendimiento favorable porcentualmente. Y listo. No hay más.

La cuestión es sencilla: Tenemos dos movimientos; largos para invertir al alza, y cortos para invertir a la baja (cuando cae) Solo son dos decisiones, pero existe siempre un tercer movimiento y es el más importante de todos: QUEDARSE QUIETO. El aprender y saber cuando tienes que quedarte quieto ante el frágil movimiento del mercado, decantará el futuro de tu cuenta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This

ăn dặm kiểu NhậtResponsive WordPress Themenhà cấp 4 nông thônthời trang trẻ emgiày cao gótshop giày nữdownload wordpress pluginsmẫu biệt thự đẹpepichouseáo sơ mi nữhouse beautiful