En estos días, me ha dado por pensar mucho en mi pasado. Como estaba antes y como estoy ahora. Hace unos 10 años, corría aquel 2006, era un joven despreocupado, no me importaba demasiado mi futuro, pero tenía claro que llegaría lejos. Siempre lo supe, ¿El cómo? Solo lo diría el tiempo. Daba mis primerizos pasos en los mercados así como la vena ‘artística’ resurgía de mi infancia tras llevar unos años como cual llama a punto de apagarse. Si hacemos una comparación gráfica, no he parado de crecer, de avanzar en lo personal, en lo laboral y en lo económico. No he parado de conocer cada año tras año personas interesantes, personas con las que sin duda compartiría el resto de mi vida, personas con las que verdaderamente merece la pena estar y tener ahí. Personas de esas que puedes pasarte meses sin verla, y, al verse, es como si se hubiesen visto el día anterior.

A lo largo de mi carrera me preguntan: ¿Porqué formas gente si tan bien te va? La respuesta está clara: Quería avanzar. No es posible darme a conocer solo invirtiendo en carteras de gente de mi círculo. Tenía que dar ese pequeño salto ‘online’ ¿Cuál era la solución más sencilla? Impartir formación de calidad, que todos vosotros viesen el progreso de cada uno de ustedes, el trabajo constante que esto REQUIERE y como no, el ‘boca a boca’ haría el resto. Un alumno contento, es un cliente satisfecho, que te recomendará a su círculo y no solo eso, podría llevarte más clientes (carteras, por ejemplo) cada día la acertada idea de haberlo hecho se acerca más y más a ese hedge fund que tanto deseo tener, pero eso, aún queda algo lejano a corto plazo.

Otro de los motivos que me impulsó a dedicar parte de mi escaso tiempo a la docencia como trader, fue la precaria situación financiera en cuanto al nivel de conocimiento sobre tal asunto en España. Es increíble la gran utopía que el trading representa para muchos. Es como si fuese una barrera mental que muchos no acaban de atravesar ni aún teniendo al mejor trader de toda la historia. Debemos de ser consecuentes que hay miles de sistemas buenos, miles de métodos buenos y miles de productos esperando a sacarles partido ¿Dónde está pues, el problema? Pues que no todos saben asimilarlo igual, y no todos los traders saben enseñar. El trading, a día de hoy desde mi punto de vista, se ha convertido en un negocio de buitres a los que no les importa la ‘salud’ del estudiante. Donde lo que más importancia cobra es llenar clases a bajo coste y cobrar comisiones tipo C.P.A (Coste Por Adquisición) de los estudiantes que pisan por primera vez el angosto camino de los mercados.

Me pregunto como en estos días, la gente está tan desesperada de picar en anzuelos tipo: ‘formación intensiva por 190€ en un fin de semana’ cursos que, se llenan a más no poder. Pero lo peor, es cuando alguien dice: ‘puedo pagar menos y aprender lo mismo’ ¿Estás seguro de eso? ¿Por qué entonces, es más elevado el precio del Ferrari que un Dacia? La respuesta es simple: Calidad y dedicación. Somos humanos y por naturaleza no somos pacientes, ello nos lleva a buscar lo barato, lo fácil, lo rápido… Si no ¿Por qué un Mc’Donalds es más económico que un Restaurante?

Seamos consecuentes de ello… Llevo muchos años dándome cuenta de esto desde mis comienzos donde yo mismo me ví engañado en tres ocasiones, donde pretendí ‘hacerme rico’ en dos días… Obviamente, la hostia fue monumental. Verme en pocos meses en la calle, con una deuda garrafal en meses de alquiler y sin apenas que llevarme a la boca. Puede que a día de hoy siga traumatizado con eso, pero aún así, eso me llevó a donde estoy a día de hoy. A poder impartir y ayudar a las personas que lo desean y son capaces de esforzarse por esto. Gracias a mi pasado, estoy donde estoy, dedicándome a algo que me encanta (eso no tiene precio) y lo mejor de todo: trabajando para mí mismo y como no, para todos ustedes.

Todos tenemos un pasado, algunos más difíciles y otros no tanto. Pero tenemos que sacar siempre las ganas, el espíritu y los sueños adelante, porque si perdemos la ilusión y la esperanza, lo perdemos todo. Sin eso, la vida no tendría sentido. Fue hace millones de años cuando la curiosidad y el espíritu de avanzar sacaron de una especie primitiva algo tan sencillo pero a la vez tan complicado como el fuego. Sino hubiese sido por eso, no estaríamos donde estamos.

Pensemos siempre de dónde venimos y donde queremos ir. Y por supuesto, nunca, pierdas la esperanza, motivación y trayectoria.

 

Espero que les haya gustado el artículo, cualquier duda, ¡pueden consultarme! Ánimo y fuerzas a todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This