Como muchos sabrán estoy de vacaciones desde el 1 de Junio. Como siempre digo, hay que saber desconectar de vez en cuando (cosa que deberíamos de hacer todos asiduamente) pero este escrito de hoy no irá destinado a vacaciones, ni bolsa, ni psicotrading, ni nada por el estilo.

Hoy quiero centrar unas breves y concisas palabras en mis aprendices, alumnos, o simplemente, aquel que caiga por estos rincones y esté en fase formativa.

Quiero que sepan, como sigo siempre, que esto, no es fácil. Los que me conoces, saben que no vendo la moto. No hago promesas, no garantizo resultados, y obviamente, no voy a operar por ti. Desde mis inicios en esto, siempre tuve que buscarme solo las castañas por así decirlo. Nadie me ayudó, todo tuve que hacerlo yo  y la poca ayuda que encontraba era de nefasta calidad y dejaba mucho que desear.

No hagan caso de comentarios de personas enfadas con mi persona (sí, esos que no tenían como seguir pagando mi formación e inventaron excusas. Sí, esos mismos que tampoco lograrán jamás vivir de esto) ¿Por qué tan seguro estoy de ello? Muy fácil. Sino fueron capaces de estar aquí y persistir la forma en la que trabajo, así como hacer caso en mis instrucciones (que no son ni complejas, ni subjetivas ni nada del otro mundo) eso sí: soy estricto a la hora de enseñar y aplicar las instrucciones. Sino ¿tiramos el tiempo no?

Es posible, insistiré mil veces en eso. El mejor alumno de mi promoción 2014 lo consiguió, y eso que no tenía ni idea y se inició en esto con 46 años.  ¿Su secreto? Al acabar la clase repasaba lo dado, asistía a todas las que podía, indagaba por su cuenta, e intentaba involucrarse desinteresadamente en mis proyectos ¿resultado? Lo logró. Fueron años de mucha insistencia, años de prueba-error, buscar sus fallos, animarle a parar cuando se debe, etc. Ahora, posiblemente, acabe gestionando carteras a mi lado. Aquella lejana idea en mis inicios de un fondo de inversión para posteriormente convertirlo en ETF cada vez parece ser más cercana, aunque llevará unos cuantos años más.

¿Por qué no todos viven del trading si tan fácil parece? Eso mismo: PARECE. Darse cuenta que NO todos tienen un capital para invertir en formación, que NO todos tienen un capital inicial mínimo para empezar a operar (recomiendo siempre más de 20.000€, lo ideal son 40.000€) ya por encima de 100k es cuando podemos hablar de verdaderamente vivir bien (es así cuando puedes poner de 10 a 20 contratos) son cifras lejanas, sí, pero concienciarse que lo primero es COMER y un TECHO.

Mi formación contigo no es de dos días, son meses e incluso años. Me comprometo HOY. ¿Mañana? No lo sé. ¿Quién no dice que me canse de enseñar y ver que muchos no valoran mi trabajo? ¿Acaso crees que alguien te va a enseñar en 12 meses? ¿Qué prisa tienes por vivir de esto? Si buscas dinero fácil y rápido, este nunca será tu sitio. Cambia por dentro, que luego, el resto vendrá solo.

Rabia que me da, incluso dolor, ver que mucha gente quiere dedicarse a esto, pero luego no es capaz de valorar mi trayectoria, mi trabajo, y como no, sino tienen medios… ¿Pretenden que haga un milagro? Lo primero, sí o sí, es formarse ¿Qué no te apetece conmigo? Me parece estupendo, hay buenos traders que también enseñan, algunos mejor, otros peor, pero al fin y al cabo hazlo: fórmate, lee, aprende, estudia, trabájate. Y cuando te sientas preparado, conócete a ti mismo. Ve lentamente. Hablamos de un proceso que de media suele situarse entre los 2 y 4 años (prácticamente podemos apreciar que casi es como una carrera universitaria) recalco que esto no es un cursito de dos días. Esto es un nivel master, sí, de esos masters de la universidad, solo que yo no estoy capacitado para convalidártelo con tu carrera universitaria, aparte, no tendría sentido ¿Si quieres tener un master y una carrera para buscar un empleo, qué haces queriendo ser trader?

Ayer leí un artículo donde se pagaba al año 100k por operar un fondo a jóvenes promesas del trading. ¿Lo harías tú? Una cosa es trabajar por necesidad, y otra diferente, es hacerlo por dinero. Aquí todos estamos para prescindir de un horario y un jefe.  ¿Ganaste 1500? ¿Para qué más? Poco a poco, los inicios en el trading deben de ser muy humildes y  recuerda que he pasado calamidades que, espero que muchos de ustedes no pasen nunca, porque les aseguro, que abrir una nevera vacía no es para nada agradable. Sé que lo digo mucho y no pretendo dar pena, solo pretendo que visualicen esa forma de vida, el no tener nada, luchar, y empezar a levantarte tú mismo. ¿Conocen eso del instinto de supervivencia? Lo mismo. Me ví en una situación de la que tuve que salir airoso cual R. Balboa.

Te enseñaré lo que haga falta, el tiempo que haga falta y las veces que hagan falta, pero por favor, no abandones el camino. Me habrás hecho tirar mi tiempo y tú habrás tirado tu dinero. Recuerden que mi formación hoy vale esto, mañana, probablemente no. No estaré aquí toda mi vida formando, pero de momento me gusta. He ayudado muchas personas a lograrlo (y otras muchas, recalco que no) y ello, me hace sentir pleno, lleno, orgulloso y también  levantarme cada día feliz, sabiendo que, ayudaré a alcanzar el objetivo que muchos tienen: dejar ese jefe y tener tiempo. También he conocido muchas personas que me han aportado conocimientos en otras ramas, así como una ‘red’ de contactos interesante para mi actividad, y eso, no tiene precio.

Como dice uno de mis antiguos mentores: rico en tiempo y rico en dinero. Más importante lo primero: el tiempo. El dinero es como una pelota de goma, viene y va. El tiempo JAMÁS lo podrás recuperar. Trata de DISFRUTAR LA VIDA y trata de hacer las cosas que crees que están bien. Ayuda a los que puedas ayudar, haz el bien, disfruta, no critiques, y nútrete de conocimientos.

Por último, decirles a todos los que están a día de hoy conmigo, que muchas y miles de gracias por haber confiado este importante proceso de vuestras vidas. Decirles a ustedes también que, no cualquiera está aquí. Rechazo mucha gente a veces por la actitud que me trae, y que me siento orgulloso de cada uno de ustedes por haberme elegido y permanecer ahí. Los que decidieron irse ‘a las malas’ obviamente, no estaban preparados para esto, ni lo estarán en el futuro. Y a los que acabaron bien, de forma educada y  decidieron seguir solos, les animo a seguir y volver cuando quieran, no cierro las puertas a nadie que considere que se le puede ayudar. Creo en las oportunidades, en el perdón, en los objetivos y en los sueños. Creo que con confianza, consistencia y MUCHÍSIMO TRABAJO esto se puede lograr. Sigan adelante, sigan así. No hay prisa.

 

Un fuerte abrazo, nos vemos en esa vuelta, Fran.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This